martes, 2 de diciembre de 2008

Deudas que nunca se pagan...

Guiado por la suave brisa del impulso desconocido, hoy inicio un nuevo camino que en deuda tenía al menos con mi autoestima desde hace tiempo.

Cualquier momento es bueno, si el empezar sirve como intención y propósito de enmendar, siempre aproximadamente, cualquier deuda aunque solo sea con la de uno mismo, que solo se salda cuando se emprende el viaje sin retorno a lo desconocido del que no hay muestras.

Otra deuda que posiblemente nunca salde sea la de mi adorable nubecita, que un día sí y otro también, la suave brisa abraza en el mejor de los cielos posibles.

Muy de tarde en tarde, también asoma la luz desconocida de alguna estrella en la que el tiempo se detiene y puedes ver la inmensidad de la irracional esperanza que acongoja mi espíritu sin control. Porqué, me pregunto sin medida.

Recuperado el equilibrio y la paz, la respuesta no se hace esperar.

Todo está bien y en su sitio.

En Reconocimiento y Agradecimiento a Mario por incitarme en el inicio del presente blog.

3 comentarios:

Sheena4 dijo...

Saludos desde El Planeta No-Planeta Ke Aparece y Desaparece en CualKier Sitio y Todos Conocemos o No-Conocemos, eso va a gustos! El único con 4 Soles, 14 Lunas y 24 Osas Mayores para no perder nunca el rumbo.
Bendito Tú, ke eres guiado por esa Fuerza conkistando lo ke en apenas sólo unos cuántos Creemos.
No podríamos esperar menos de un acuario, siempre tratando de gobernar su destino y sus sueños, enrolado en el eterno viaje hacia el Paraíso de Los Dulces Infiernos; buscando Tierra firme entre Cielos Terribles los ke todos huyen sin haberse enfrentado.
Ojalá la suave brisa impulse con
generosidad y tino las alas ke gobiernan tu Espíritu Libre, surcando ese cielo ke intuyes hacia puertos sin nombre ni límites; lugares fantasma fuera del alcance de los ke jamás se atreverán a levantar la vista del suelo esclavos de sus propios miedos.
¿Tú crees en las casualidades? - Yo no.
Estoy segura y confío ke el tiempo me desvelará la razón de haberte encontrado en este laberinto.
No es religión, ni metafísica, ni cábalas ni cuentos chinos; es Contundente Certeza, Experiencia y Creer en Nosotros Mismos.
Saludos desde el Faro de este lado del Laberinto.
Ger No-Ger ;-)

montejb dijo...

Hoy es el día que aun no me he recuperado del trance del encuentro. Simplemente se me ocurre darte un millón de gracias y desearte lo mismo.

Un gran abrazo,
montejb

PD: otro encuentro fortuito anónimo, me anima a contestar brevemente con retraso la presente. En agradecimiento a su reconocimiento, este comentario.

Juan Bernardo dijo...

En el tiempo transcurrido desde el inicio de este blog, después de una voluntaria y larga travesía por el desierto, muchos han sido los encuentros con luces de estrellas en esta blogosfera. De todos guardo un especial cariño y de algunos, no me he recuperado del encuentro, pues no logro entender las leyes que permiten describir un acercamiento tan próximo a la esencia y naturaleza de mi existencia. Un ejemplo es el comentario aquí de Sheena4, una perfecta desconocida que no sé cómo llegó hasta aquí y es una de las pocas personas que por vete a saber cómo, resume magistralmente mi esencia y viajes por este atribulado mundo. En este último año, he contactado con otros muchos nuevos amigos, al que alguno he dedicado un post o comentario de dedicatoria. Con casi todos, mantengo contacto, bien mediante comentarios en algún foro, cruzando correos, hablando de vez en cuando por Skype o incluso nos hemos conocido personalmente en una comida o tomando un café. Hoy debo hacer una mención especial sobre Helmut, que vislumbra una entrañable, leal y larga amistad. Sirva esta mención, como mi más sincera muestra de agradecimiento de atención, reconocimiento y empatía. ¡¡Gracias Helmut!!